dr. víctor bruno gómez | sitio web oficial

Perito físico

Servicio de investigación, redacción y gestión de informes técnicos y peritaciones judiciales

Especialidad contaminación electromagnética

Los Campos ElectroMagnéticos (CEMs) generan un serio peligro para la salud de las personas, animales, plantas y el medio ambiente en general. Numerosas investigaciones científicas lo demuestran. Existen límites legales que no se deberían sobrepasar y que, normalmente, son límites inalcanzables por los aparatos tecnológicos emisores de CEM que están próximos a las personas comúnmente. ¿Qué sentido tiene poner unos límites que nunca se alcanzan? Ninguno. Sin embargo, los defensores (algunos científicos que se vanaglorian de serlo públicamente por haber publicado artículos de investigación científica en ciertas revistas de prestigio internacional indexadas en el índice de referencia JRC) de que toda la tecnología actual no es nociva -ni siquiera un poquito a largo plazo- no han llegado a demostrar tampoco nada al respecto y se limitan a comentar el trabajo de otros desde la trinchera de su despacho universitario. Estos defensores (entre los que se encuentran, además, los dirigentes o ingenieros de las compañías suministradoras de energía eléctrica o telecomunicaciones) seguro que duermen al lado de un aparato microondas encendido o viven sobre un centro de transformación eléctrica de alta tensión a diario. Seguro que lo hacen y no han enfermado por eso, por eso insisten en que actualmente no hay riesgo de contaminación CEM en ninguna parte, apoyándose además en los límites inalcanzables en los que se basa la actual legislación vigente en España y Europa.

Si se mide con un instrumento de medida de Campos Electromagnéticos como puede ser el caso de un gaussímetro que mide el Campo/Inducción Magnética B, se tienen los siguientes valores máximos según los aparatos tecnológicos en funcionamiento:

(1) Aparato de radio analógico: B = 351 mG (máximo valor alcanzado).

(2) Ordenador portátil: B = 10 mG (mínimo 10 mG por determinar máximo).

(3) Televisor 21": B = 25 mG (máximo valor alcanzado).

(4) Módem Wi-Fi: B = 6-10 mG (variable).

(5) Teléfono móvil: 10 mG (mínimo 10 mG por determinar máximo).

(6) Microondas: 570 mG (máximo valor alcanzado con la puerta cerrada y funcionando).

*Nota 1 : Los aparatos Microondas en funcionamiento con la puerta cerrada tienen importantes fugas de radiación CEM. Se puede comprobar midiendo con un gaussímetro estándar y verificando el pico de máxima radiación según se cambie la posición del gaussímetro a lo largo y ancho de toda la superficie exterior del aparato. Aunque es cierto que si nos alejamos de los aparatos (1) al (3) unos 50 cm la radiación CEM se extingue casi por completo, no ocurre así con el (4) Módem Wi-Fi cuyo alcance es de hasta unos 2-3 m (según la orientación del gaussímetro), ni mucho menos con el Microondas cuya radiación CEM alcanza hasta los 4.5 m, aproximadamente.

*Nota 2: Se recuerda que hay estudios científicos que estiman un límite preventivo de hasta B = 1 mG, en determinados casos. En Suiza, por ley, existe un límite preventivo de hasta B = 10 mG. Los países de la Comunidad Europea, incluido España, tiene establecido un nivel de referencia en B = 1000 mG (obsoleto, de estudios científicos de 1997), solo alcanzable si tenemos al menos 2 aparatos Microondas funcionando al mismo tiempo en el mismo lugar, por ejemplo, y estando muy próximos a ellos. Pero el problema de fondo no viene como consecuencia de exposiciones fugaces, momentáneas o de corta duración a radiación CEM, sino cuando por baja que ésta sea es prolongada en el tiempo y suministrada de manera uniforme, como pueda ser el caso de tener una radio o un televisor encendido frecuentemente al lado, un Módem Wi-Fi, un teléfono fijo inalámbrico, hablar con el teléfono móvil pegado a la oreja/cabeza o vivir o trabajar sobre o junto un Centro de Transformación Eléctrica de Alta Tensión (CT), de esos de los que aún quedan muchos instalados en muchos bajos de edificios de viviendas particulares o de locales comerciales/industriales.

Si usted cree que su salud o la de las personas de su entorno pueda estar siendo afectada negativamente por algún tipo de emisión de CEMs procedente de alguna instalación eléctrica, radioeléctrica, tecnológica o centros de transformación de alta tensión no señalizados o no inspeccionados situados dentro, fuera o en las proximidades de su vivienda o local comercial, no dude en ponerse en contacto para tomar las medidas pertinentes y denunciarlo urgentemente. Si lo que lo desea es salvaguardar su salud en su propio domicilio debido a la contaminación por CEMs que emite su propia tecnología o la de su entorno, dejar pasar tiempo puede suponer consecuencias negativas irreversibles. Procure usar las nuevas tecnologías con moderación. Evite un uso indiscriminado del teléfono móvil, hable con auriculares o manteniéndolo alejado de su cerebro. No exponga a niños o ancianos a la influencia masiva de tecnología y menos los incite a usarla de manera irracional.

Hoy en día lo normal es sólo sacar a relucir el daño que provocan las nuevas tecnologías debido a la adicción que producen, pero todavía es más peligroso la cantidad de Contaminación ElectroMagnética (CEM) que emiten, sobre todo en los hogares. Encerrarse durante horas en casa rodeado de tecnología en funcionamiento es una forma lenta y segura de enfermar. Dolores de cabeza y articulaciones, malestar estomacal, ojos irritados, falta de sueño, malestar general y lo peor: que todo ello pueda degenerar en procesos biofísicos cancerígenos y no sólo originados por una inadecuada alimentación.

Toda acción genera una reacción en la misma dirección y sentido opuesto (Tercera Ley Física de Newton). El cáncer se incuba y se alimenta allá donde encuentra debilidad. Tiene un origen físico, por tanto su prevención y cura es también física. Todavía no se ha encontrado un remedio eficaz 100% para el cáncer porque no se entiende ni se admite que sea un problema de Física, siéndolo. Es por lo que tanto médicos, como biólogos como incluso químicos se esfuerzan sin encontrar resultados definitivos. Siguen sin entenderlo.

Sea una persona responsable y preventiva. Actúe, su salud, su vida y la de los demás está en juego.

Más información =>

Especialidad contaminación por ruido o acústica

El ruido es una de las principales causas de enfermedades en la sociedad actual y suele pasar desapercibido porque nos hemos acostumbrado a padecerlo. Las ondas sonoras, como cualquier otra perturbación del medio, afectan al sistema corporal humano, en particular al sistema cerebral y nervioso, y no siempre de una manera beneficiosa. De la misma manera que se tiene derecho al trabajo, se tiene derecho al descanso. A mayor ruido más tenemos que subir el tono de la voz en nuestra comunicación verbal diaria. Esta situación induce estrés y malestar general.

El ruido permanente o excesivo producido en ciudades, centros urbanos, locales comerciales, locales y polígonos industriales, comunidades de vecinos o en viviendas puede ser denunciado, puesto que suponen un transtorno para la salud de las personas que lo sufren y no lo desean. Si conoce obras civiles urbanas de construcción, reforma o restauración que duren meses, máquinas o herramientas eléctricas que produzcan ruido molesto y excesivo que le perjudican, sobre todo en horarios no normales de trabajo en la calle y destinados al descanso es el momento de pasar a la acción. Existen límites legales que no se deberían sobrepasar.

Se ha extendido en los últimos años el uso indiscriminado de máquinas o aparatos de limpieza y jardinería basados en el ruido, mediante el uso de la técnica de propulsión de aire motorizada. La limpieza de hojas caídas o la poda de árboles se ha convertido en un suceso muy ruidoso que ni favorece la salud de la persona que lo ejecuta ni la salud de las personas que la sufren. El ruido generado por estas máquinas o aparatos sobrepasan con creces los límites permitidos por la ley. La Adminsitración competente de los ayuntamientos se convierten en cómplices al permitir su uso en los centros urbanos o en las proximidades de edificios o comunidades de vecinos.

Si usted cree que su salud o la de las personas de su entorno pueda estar siendo afectada negativamente por algún tipo de sonido o ruido indeseado y excesivo, no dude en ponerse en contacto para tomar las medidas pertinentes y denunciarlo urgentemente. Dejar pasar tiempo puede suponer que su situación empeore. Actúe y evítelo.

Más información =>

Especialidad contaminación lumínica

La luz artificial excesiva producido en ciudades, centros urbanos, locales comerciales, naves industriales, polígonos industriales, comunidades de vecinos o en viviendas puede ser denunciado, puesto que suponen una molestia innecesaria y un derroche energético considerable. En algunas Comunidades Autónomas existen límites legales que no se deberían sobrepasar. Resulta, además, una muy buena medida de ahorro energético.

Existen edificios iluminados con todo tipo de luz artificial cuya luz va a parar directamente al cielo nocturno y que es derrochada por el simple hecho que "queda bonita" y que el responable de la misma tiene el suficiente dinero para gastárselo por simple capricho, inundando de luz un espacio que no es del todo suyo sino también de los demás. Este tipo de actos no son ni educados ni legales, pues no respetan los derechos de los demás.

Si cree que usted o las personas de su entorno puedan estar siendo afectadas negativamente por algún tipo de luz o derroche de luz excesivo, no dude en ponerse en contacto para denunciarlo o estudiar un plan de ahorro energético. Dejar pasar tiempo puede suponer que su situación empeore. Actúe, evítelo y piense en el ahorro del que puede beneficiarse. Denuncie la iluminación nocturna excesiva y el derroche inusual de energía artificial lumnínica.

Lo que se sobregasta en luz artificial puede aprovecharse para otros servicios más básicos y necesarios, y que de paso no contaminen el cielo nocturno.

Más información =>

dr. víctor bruno gómez | sitio web oficial | copyright 2016-2018